Detención ‘‘arbitraria’’: profesores

0
75

La Jornada.

Integrantes del magisterio disidente aseguraron que la detención del secretario general de la sección 22 de Oaxaca, Rubén Núñez Ginés, fuearbitraria y violatoria de todo protocolo. Se realizó la madrugada de este domingo en los límites de la Ciudad de México y el municpio de Ecatepec, donde fue aprehendido por al menos 12 personas vestidas de civil, que se trasladaron en siete vehículos sin placas y sin identificación como autos oficiales.

En entrevista con La Jornada, los dos acompañantes que presenciaron el arresto de Núñez Ginés, afirmaron quetras evadir en dos ocasiones las camionetas blancas doble cabina que nos cerraban el paso, ya que pensamos que se trataba de un asalto, nos detuvieron en un lugar conocido como La Joroba, en los límites de la colonia Santa Isabel Tola y El Risco.

Minutos antes, tras concluir la asamblea nacional representativa en el Centro Histórico, el dirigente oaxaqueñoacordó trasladarse con un familiar en un taxi hasta su domicilio en Tecamac, estado de México, porqueno se encontraba bien de salud: es hipertenso y diabético. Ello, aun cuando dirigentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación insistieron en que pernoctara en la sección 9.

El familiar del líder señaló:cuando nos detienen, con lujo de violencia me sacan del taxi y me golpean la cabeza y nuca en repetidas ocasiones. Con insultos nos preguntaban que dónde teníamos escondidas las armas, y pensamos que nos iban a sembrar algo; nos despojaron de nuestras identificaciones, revisaron todas nuestras pertenencias y el vehículo.

Un maestro de la sección 22, que acompañaba a Núñez Ginés, destacó: “Me sacaron a jalones y me llevaron hacia la cajuela del taxi. Ahí me decían que pusiera las manos al frente, pero más me golpeaban. Me sacaron el chaleco, me revisaron por todos lados mientras me decían: ‘no te hagas pendejo, dónde tienes las armas. Sabemos quién eres, te vimos en la sección 9. ¿Por qué salías a hacer tantas llamadas?, ¿con quién te comunicabas?”

Los sujetos nunca se identificaron ni mostraron ninguna orden de aprehensión. Y aunque el maestro Rubén no se resistió a su detención y estuvo tranquilo, hubo jaloneos para bajarlo del taxi. Lo subieron a una de las camionetas blancas y desde ese momento estuvo incomunicado.

Narraron que al localizar sus teléfonos celulares e identificacionescomenzaron a sacarnos fotografías al taxi, a las placas, a las identificaciones, y nos advirtieron que ya tenían intervenidas nuestras líneas. Nos dijeron que “si queríamos quedarnos ahí o si también nos gustaría que nos llevaran a Hermosillo, por lo que teníamos que colaborar con ellos.

‘‘Nos subieron al taxi y uno de los sujetos que nos detuvo iba conduciendo. Llovía intensamente y al parecer le costó trabajo llegar al aeropuerto de la Ciudad de México. Ya eran casi las dos de la mañana. Nos detuvimos cerca de la Terminal Uno.”

El maestro Rubén, recordaron,seguía dentro de otra camioneta estacionada más adelante de nosotros. Estaba aislado, nos preocupaba porque su estado de salud es delicado. Incluso, los familiares del dirigente difundieron en redes sociales una receta médica donde consta que debe ingerir medicamentos para controlar la presión arterial y la diabetes que padece.