Concluye Benjamín su campaña con acusaciones y amague de encarcelar a funcionarios

0
129

Por Rodrigo Islas Brito

Consonante con su estilo de confrontación y asegurar que si llega a ser elegido gobernador  meterá a la cárcel a funcionarios de la actual administración, el candidato del Partido del Trabajo, Benjamín Robles Montoya llevó  a cabo su cierre de campaña en  la calle de Alcalá, andador turístico de la ciudad de Oaxaca.

Todo empezó en punto de las cinco y media cuando grandes contingentes de personas provenientes de las periferias y comunidades cercanas a Oaxaca Capital se dejaron descolgar  por un andador turístico poco acostumbrado a eventos políticos.

“¡Rifado el performace frente al MACO!”, era solo de uno de los comentarios que se dejaban leer por las redes sociales ante la presencia del templete del cierre de campaña frente a un museo de arte que presentaba ya una lona de la candidata a diputada  Margarita García García, cubriendo una de sus puertas de acceso.

Los vecinos del andador, acostumbrados tan solo a las calendas pasajeras de estudiantes alcoholizados sabían bien cómo reaccionar, como el automovilista de un auto rojo que se quedó encerrado ante la fila de butacas llenas de gente que abarcaba dos cuadras, pidiendo chance con su claxon, mientras una señora con un medio español lo grababa con su celular  y le decía que de ahí no iba a pasar.

Mientras en el templete lleno por candidatos petistas de diversos talantes y orígenes, la esposa de Robles Montoya, Maribel Martínez, recordaba a su pequeña hija muerta hace casi un sexenio.

Aduciendo que la culpa de su hoy ausencia era porque le tocó ser atendida en un hospital quebrado y en huelga, justo cuando su marido coordinaba la campaña que llevó al gobierno a Gabino Cué, sobre el que aseguró de entrada haber recibido una traición.

Al tiempo que las banderitas del PT eran repartidas entre los asistentes al mitin, Martínez aseguró que quienes abandonaron la campaña de su marido en el momento en el que este no fue elegido como candidato de la coalición PAN-PRD, “atentaron contra su dignidad”.

Seguida por oradores del partido del Trabajo que llamaron a Benjamín el senador mas trabajador, como el que ha ayudado a mas oaxaqueños en el extranjero, asegurando que el apoyo que el entonces senador dio a los obreros de San Quintín en su movimiento del año pasado significó que les terminaran dando aproximadamente un 25 por ciento de aumento salarial.

Invitando a los partidarios del senador a que no se peleen ni se emborrachen con mezcal el día de la elección, pidiéndoles que convencieran de votar por el PT a familiares, amigos y hasta su dentista de ser necesario.

“Si nos gana el mezcal y el sueño nos van a robar los votos. Hay que defender las casillas”.

Dijo uno de los petistas participantes, mientras que otro gritaba a grito descarnado que se iban a “chingar al PRI y al candidato espurio de Gabino!”

“¡No nos van a robar la elección, la gente la va a cuidar!” grito una vez más tal vez ajeno que ya de por si traía un micrófono en la mano.

Le tocó el turno al candidato quien se fue directo sobre su frase de campaña de ser “la revolución de la gente” y sobre todas sus posibles ramificaciones.

Montoya verseó y declamó, asegurando que el actual gobierno estatal es “un festín de hienas” , y que “ya basta de tanta corrupción”. Dijo que este gobierno no lo va a callar ni él ni a sus seguidores y que el corazón de los oaxaqueños se hace pedazos por tanto llanto.

Gritó y volvió a gritar, llamó junior y vacacionista de Nueva York, a su contrincante del PRI, Alejandro Murat. De su rival de la coalición PAN-PRD dijo que su apellido mas que Estefan era Estafan, exclamando que Pepe Toño Estefan Garfias “pretende continuar con el saqueo de Gabino”.

Se fue directo entonces contra el actual gobierno estatal al que volvió a acusar de haberse robado medicamentos, de pedirles fuerte tajadas a empresarios por dejarlos invertir.

Dijo que por él van a votar las mujeres y que instalara un gobierno ciudadano, que unirá a Oaxaca para rescatarla, que durante su gobierno se servirán desayunos escolares para todos los niños de Oaxaca con ingredientes comprados a productores oaxaqueños.

También prometió que la mitad de los cargos de su gobierno serán ocupados por mujeres, que médicos y especialistas visitarían permanentemente los 172 municipios más marginados del estado, que las compras proveedores foráneos se acabaron y que solo se considerara a los oaxaqueños, que ningún funcionario que haya pertenecido a gobiernos anteriores será recontratado.

Que con él habrá miles de empleos, que habrá becas salario para jóvenes desde secundaria hasta la universidad, que habrá banco de insumos para el campo, que a partir de que él sea gobernador los adultos mayores viajaran en un transporte público gratuito.

“Si en el primer año no cumplo me voy, se los firmo y se los cumplo”. Grito extasiado el candidato, solo para volver a dirigir sus baterías contra Gabino Cué, Jorge Castillo y Estefan Garfias, de quienes dijo que vayan haciendo maletas porque cuando él sea gobernador los va a meter a la cárcel.

Al final hizo un reconocimiento a sus colaboradores entre los que destacaba su guapa partidaria y candidata independiente a diputada Alejandra Soriano, quien parecía estar parada sobre un banquito porque lucia más alta que todos los integrantes de la comitiva partidaria.

Y Juan Manuel García López, candidato independiente a gobernador que hace unas semanas tan solo, aseguraba  no querer nada con los partidos políticos y que hoy era reconocido por el candidato como un enlace muy valioso.

El mitin terminó entre cientos de aplausos y gente que seguía llegando. Dos cuadras adelante del escenario y de las sillas y de la gente, una chica que freseaba y tomaba su moka expreso miraba a la gente preguntándose, “¿de dónde salió esta gentuza?

Sus compañeros de mesa la terminaron tildando de priista o pepetoñista , la chica dijo que odiaba a todos los partidos políticos por igual.