Académicos y activistas señalan pendientes de Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes

De agosto de 2012 a agosto de 2013, las secretarías de salud de los estados aplicaron 12 abortos por violación sexual, informó Rebeca Ramos Duarte, investigadora jurídica del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), en el Foro sobre la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENAPEA), el cual se llevó a cabo el 30 de septiembre en las instalaciones de El Colegio de México. 

Ante estas cifras, académicos, activistas y organizaciones civiles se reunieron para discutir y analizar la ENAPEA, publicada en enero de 2015 por el gobierno federal, en donde se estima que, conforme a la última encuesta demográfica de 2009, la edad promedio en que las mujeres inician su vida sexual es de 15.9 años, lo que provocó que el porcentaje de nacimientos en madres adolescentes aumentara de 15.6 por ciento a 18.7 por ciento entre 2003 y 2012.

De acuerdo con Juan Pablo Gutiérrez del Instituto Nacional de Salud Pública son cinco los retos que la ENAPEA tiene que superar para lograr los objetivos que se plantea. El primero es recolectar información de los niños y niñas entre 10 y 14 años, sector que ignoran casi todas las fuentes existentes que estudian el tema, además de incluir más datos sobre poblaciones vulnerables como indígenas y migrantes.

El segundo es aumentar la frecuencia de medición en las encuestas para contar con información actualizada sobre la situación del embarazo no planificado en el país. El tercer reto, por su parte, se refiere a la coordinación de esfuerzos entre diversas iniciativas políticas, dependencias e instituciones para lograr resultados más integrales.

Fortalecer los sistemas de información disponibles para que sean confiables y tengan credibilidad pública es el cuarto reto de la ENAPEA y, por último, el quinto aborda la cuestión de saber los recursos que se están utilizando para implementar la Estrategia y así identificar ddónde hace falta invertir o recortar presupuesto. 

Educación sexual

Por su parte, Gabriela Rodríguez, directora general de la organización civil AFLUENTES, recalcó la importancia de la educación sexual para combatir el problema de los embarazos no planificados en adolescentes.  

Mencionó que México debe impulsar un modelo de educación sexual con perspectiva de género y derechos humanos, el cual está comprobado ayuda a reducir el número de parejas sexuales en esta población, uno de los factores de riesgo en el contagio de infecciones de transmisión sexual, además que concientiza a los y las jóvenes para posponer el inicio de su vida sexual hasta una edad en la que estén física y mentalmente preparados. 

Datos aportados por una encuesta del Centro Nacional para la prevención y el Control del VIH/SIDA, realizada a estudiantes de educación media superior, revelan que sólo nueve por ciento del estudiantado tienen clases de sexualidad como parte del plan de estudios.

Por tal razón,  la también columnista del periódico La Jornada explicó que la clave del éxito reside en capacitar a los docentes en una formación laica que se apoye en fuentes científicas y estudio de casos de mujeres que hayan vivido un embarazo no planificado, al igual que fomentar en los padres y madres de familia una actitud menos indiferente hacia los temas de salud sexual.

“La educación integral de la sexualidad tiene un papel muy crítico que puede ser relevante para cambiar la situación del país si se decidiera apoyar con dinero, con capacitación, con fortalecer el currículum; en verdad sería crítico para mejorar las relaciones de género y el empoderamiento de las estudiantes para que sean libres, autónomas y tengan derecho a desarrollarse”, concluyó.