Desgastante para el teatro buscar apoyo institucional

Cuauhpanco, Los Faranduleros, Arte Escénica, Crisol, Rodrigo Vargas Teatro, Paliacate, Güelnavany y unos teatreros, fueron las compañías teatrales oaxaqueñas que el pasado noviembre del 2014 llegaron a las oficinas de la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca (SECULTA), e increparon a su titular Francisco Martínez Neri, exigiéndole respuesta a las demandas, que como gremio le habían hecho unos meses antes.

Al final obtuvieron respuesta a su pliego petitorio, pero, ¿qué pasó con los restantes grupos de teatreros, que llevan años trabajando en el estado y que no acudieron al encuentro? ¿Se sienten representados por este asumido gremio teatral?

David Luciano, de Muñecos Gandarilla, Luis Cervantes, del grupo Laduú, y Renata López Cristo, del ADN Arte y Cultura, reflexionaron en días pasados sobre esta situación y sobre lo complicado que resulta armonizar a un supuesto gremio teatral, en el que todas las voces cuentan.

“Formar un gremio para exigir a una institución y depender de ella, no le veo futuro” define de antemano Luciano, titiritero con años de llevar su arte a las calles, teatros y escuelas.

No conozco a un grupo que tenga una verdadera convocatoria que pueda convencer a los demás grupos de trabajar, y que no sea bajo intereses que depender de un apoyo institucional”

Luis Cervantes, creador escénico con décadas de trayectoria, asegura por su parte que el asunto del gremio es uno más de los intentos, que se han estado haciendo desde hace años para ver si puede cuajar el esfuerzo de tener una organización de teatreros oaxaqueños”

“Intentos que no han fructificado en decir, somos un gremio al que pertenecemos tantos grupos y tenemos una postura respecto a esto”

Cervantes menciona que, hay grupos hacia el interior del teatro oaxaqueño que coinciden en que, es muy desgastante estar buscando el apoyo institucional y que por ahí no es la vía.

“Hay que ser más autogestivos con un sentido empresarial”

Luciano asegura que, el gremio existe en tanto todos los artistas son parte de él. Pero que más bien como se plantea en el sentido de institucionalizar la gestión con las autoridades culturales, es un término que termina recordando a los doctores.

Para López Cristo, actriz y directora teatral, la cuestión tiene que ver más que nada con el uso que se le quiere dar a la palabra gremio.

“Su ideología (de los asumidos integrantes del gremio) no la comparto. Coincido más con que, hay que movilizarnos en un aspecto de no estar dependiendo de lo que organice o no la SECULTA”

Renata considera que, con gremio o sin gremio el trabajo se hace. “Con recursos, sin recursos, en la esquina, en el teatro. No nos detenemos, seguimos trabajando”

“A mí las personas que en este momento se identifican como gremio teatral de Oaxaca no me representan, yo tengo otra postura, otra visión, en la que lamentablemente no coincidimos”

Define López Cristo asegura que, ella no se reúne con sus colegas solo para sacarse fotos y para que los miren, sino para hacer su trabajo y generar su propio arte.

“Gremio suena a sectario” considera Luciano y comenta que el término además de pomposo se oye como si los grupos que se ostentan como gremio fueran los políticos, y el resto de los que no lo hacen, fueran el pueblo.

“Es un grupo de grupos que se autonombra gremio. Pero los teatreros estamos trabajando dese hace muchos años, con intentos organizados o no organizados”

Asegura que el mismo Carlos Cruz, actor de gran experiencia e integrante del grupo Cuauhpanco, uno de los principales promotores del llamado gremio comentó que, no se pretendía formar una especie de asociación civil

“Solo lo hacen para cubrir su propio sector, para cubrir sus propias necesidades”

Para Cervantes los encuentros o desencuentros del gremio teatral van más allá de una visión política. “Es una cuestión de visión artística y de chamba hacia la comunidad”

López Cristo comenta que, sus desacuerdos con el llamado gremio teatral no son para cambiarle el chip a nadie. “Cada quien sabe cuál es su camino y como se manifiesta en ese camino”

“Comunicarse y respetar el trabajo de los otros. Es lo que nos permite seguir trabajando y mantenernos en movimiento”

“Lo preponderante para nosotros no es tener un puesto público, ni hacer ruidito como para que me den un puestecito” asegura David Luciano

“Los que trabajamos juntos es porque, si nos interesa lo que estamos haciendo” comenta el titiritero y aclara que el dinero siempre será importante.

“Tenemos la pésima costumbre de comer todos los días”.