Persisten anomalías en la impartición de justicia en el Fuero Común

Salina Cruz, Oax. Luego del escándalo que se ha venido presentando en los Juzgados del Tribunal de Justicia en Oaxaca por la corrupción que prevalece entre los actuarios, secretarios y jueces, algunos funcionarios han sido cambiados, pero no han disminuido esas anomalías.

Tan solo los abogados litigantes anteriormente denunciaron abusos y serias deficiencias que caen en lo absurdo, en el sentido de la tolerancia a estas anomalías.

Si bien, el presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado de Oaxaca solamente ha movido a uno o dos funcionarios, sin embargo, los abusos y deficiencias persisten. Pero según revelaron los abogados que han sido afectados en las demandas es que la gran sorpresa que uno de los principales extorsionadores presuntamente y que opera desde la actuaría del Juzgado Primero de lo Civil de nombre Juan Gabriel Jiménez Hernández y quien goza de la protección presuntamente de la juez María Concepción Sánchez.

Relatan los inconformes que dicho actuario ya tiene varios años laborando en ese Juzgado y que pese a que es conocido en su forma de operar debido a que ha despojado de propiedades a personas que desconocen de las leyes.

Lo más grave especifican es que el actuario Juan Gabriel Jiménez Hernández trabaja con conocidos abogados simulando diligencias de desalojo y entrega de bienes inmuebles, emplazamientos ficticios y otras arbitrariedades.

Denuncian también este grupo de abogados que si bien corresponde a jueces o fiscales en jefe o subprocuradores, en su caso, estar al tanto de sus subalternos, es en éstos últimos donde está el problema ya que los actuarios o actuarias de los juzgados trabajan con los abogados que más les parezca, y tienen sus teléfonos celulares para hablarles y ponerlos al tanto.

Además de que cualquier trámite sencillo, como notificaciones, entrega de copias, lo complican para que el abogado o persona autorizada termine dándoles “pa los chescos” a veces poniendo cara de lastima o mal pagados como ocurre con el actuaria del Juzgado Primero de lo Civil.

Siguiendo con estas anomalías que no solamente persisten, según narraron y que van en aumento, vuelven a denunciar la inaplicación de los tratados y convenios internacionales en relación al interés superior de los niños, ya que se llega al absurdo de tratar hasta seis meses para asegurar los alimentos a favor de los menores y de la suplencia a favor de los menores.

“Lo único que hacen es que las secretarias o secretarios solo se concretan en decir que no la conoce y por el contrario buscan pretextos para no trabajar. Entorpeciendo la celeridad del caso con cuestiones que causan asombro, pues lo único que se advierte en ese actuar es la falta de honradez”, dijo.

Por último afirmaron que estas anomalías que denuncian las llevan a cabo en ocasiones sirviéndose de abogados leguleyos o coyotes, mismos que se respaldan a través de un abogado, en donde hacen notificaciones sin traslado, diligencias que la ley establece realizarse en los lugares señalados.

Aunado a que las realizan en los Juzgados asentando todo lo que le conviene a la parte interesada por una corta (dinero) actitudes prepotentes, tortuguismo, se anexa a estos secretarios y actuarios de los Juzgados de lo Familiar y Civil en Salina Cruz, en donde solicitan mayor respeto por parte del Tribunal Superior del Estado de Oaxaca.