Terror vía Facebook y WhatsApp: así se aprovechan los narcos de las redes sociales

Infobae

El crimen organizado ha infestado de las redes sociales, un espacio a los ojos del mundo que les ha permitido difundir mensajes, vender productos ilegales o mostrar su poder armamentístico ante los mexicanos y sus rivales.

De manera constante, grupos como el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Los Caballeros Templarios, Los Zetas, entre otros, han tomado el mundo digital para sus propias campañas. Plataformas como Facebook, WhatsApp o Messenger han terminado por convertirse en la “zona cero para que los sindicatos del crimen organizado comercialicen sus bienes ilegales y muevan dinero, utilizando la misma facilidad de conectividad que disfrutan los usuarios normales”, destacó la Alianza para Combatir el Crimen en Línea (ACCO, por sus siglas en inglés) en un informe.

A inicios de abril, por ejemplo, se dio a conocer un video del CJNG en las Aguililla. Michoacán, donde, a plena luz del día, integrantes del grupo criminal se movían con armas y camiones monstruo, cerca de una semana después de una fuerte masacre en el lugar.

En otro reporte sobre el lado oscuro de las redes sociales, explicaron que el uso de estas plataformas implica beneficios para las organizaciones criminales, la ACCO señaló que las estrategias en redes de los cárteles mexicanos “no son tan diferentes” a las desarrolladas por organizaciones como ISIS.

Entre todos los datos recabados por el reporte se encontró que el 10% del contenido se trataba de publicaciones y fotografías de armas, montones de dinero y drogas con los que las organizaciones “muestran sus capacidades y su éxito en la industria del tráfico, demostrando fuerza y poder a sus rivales”. Mientras que un 9% se trata de amenazas entre los Caballeros Templarios, Los Zetas, el Cartel Jalisco Nueva Generación y autodefensas.

Desde el ámbito académico, “la percepción de las redes sociales como herramienta de comunicación comenzó con una visión positiva como un espacio no gobernado que proporciona una salida de exposición”. Sin embargo, esta salida sería utilizada por los carteles mexicanos, según la organización, como una forma de convertir las redes sociales en armas, pues internet brinda la oportunidad de incrementar la fuerza de intimidación, hostigamiento y extorsión de las víctimas.

Los expertos de la alianza han presionado en Washington para regular al crimen organizado en redes sociales, argumentando que la sección 230 de la Ley de Decencia de las Comunicaciones (1996) ha otorgado “un puerto seguro expansivo a cualquier proveedor de un ‘servicio informático interactivo’”.

Sin embargo, destacaron, las grandes empresas de tecnología no han logrado establecer controles internos para regular este tipo de actividades, pues podría significar una fuerte pérdida. “Como las empresas químicas que eran muy rentables hace medio siglo siempre que pudieran arrojar residuos tóxicos con inmunidad”, puntualizaron.

En este sentido las regulaciones actuales de empresas tecnológicas permitirían a los narcotraficantes operar con amplia impunidad en el mundo digital.