Plan de Pemex es cortoplacista y deficiente, critica CEESP

El Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) es cortoplacista, deficiente y requiere necesariamente de la inversión privada, así como de integrar esquemas como el farmouts (asociaciones público-privadas) para hacer productiva a la empresa del estado, determinó el sector empresarial.

En su análisis semanal, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) aseguró que la estrategia de farmouts —iniciada en años recientes— “es la adecuada”, pues solo provee el financiamiento necesario, sino que la apertura a la inversión privada abriría la oportunidad de adoptar tecnología moderna que es utilizada por las empresas más avanzadas a nivel global.

El organismo aglutinado en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) sostuvo que el plan gubernamental de Pemex “no ataca con la suficiente fuerza problemas evidentes de la empresa; que, si bien sí provee un bienvenido respiro en el corto plazo y tranquiliza el clima de aprensión respecto las acciones de la empresa, el plan implica una fuerte presión sobre las finanzas públicas, añadiendo a las importantes presiones que ya se aprecian para los próximos años”.

El CEESP calificó como una estrategia insuficiente para elevar la inversión en lo que se requiere para incrementar la producción y las reservas en la forma proyectada por el mismo plan y darle viabilidad a Pemex en el mediano y largo plazos. En tanto que se pierde la oportunidad de incluir con mayor decisión a la inversión privada, que proveería más recursos y financiamiento, en vez de utilizar deuda pública, así como mayor eficiencia y mayor alcance haciendo posible obtener la metas de producción y reconstitución y reservas de manera sostenida.

Otra deficiencia del plan, destacó el CEESP, es la exclusión de los esquemas de fracturación hidráulica para explotación de petróleo y gas, con lo cual se reduciría la dependencia de Estados Unidos en materia energética sobre una base de rentabilidad en la explotación doméstica.

“Se podría hacer bajo farmouts o licitaciones vía la Comisión Nacional de Hidrocarburos, la explotación sería más rápida que en el mar y se generaría empleos y actividad de forma inmediata”, apuntó el sector privado.

Aseguró: “Las medidas anunciadas probablemente contribuirán a estabilizar la producción, pero no a elevarla sustancialmente como pretende el plan”.

Para ello, bajo el enfoque del plan anunciado, se requeriría un apoyo mayor y más duradero, que exigiría recursos con los que el gobierno no cuenta.  Por lo tanto, es necesario poner en marcha un plan para atraer inversión privada de manera más agresiva, estableció

El Economista