Aguas Casilda: la historia de una oaxaqueña inolvidable

México Desconocido

Oaxaca de Juárez. En el Mercado Benito Juárez, ubicado en el centro de la ciudad de Oaxaca, se puede encontrar gran variedad de ingredientes utilizados en la tradicional cocina oaxaqueña.

Al recorrer sus pasillos del Mercado Benito Juárez plagados de sabores e historias, nos encontramos con uno de los locales famosos.

Un poco de historia de las Aguas Casilda

La historia de estas famosas aguas se remonta al año de 1890 cuando los abuelos de Casilda comenzaron a vender agua en el Jardín de la Constitución.

Los sabores que en esos tiempos se vendían eran de, cerveza de piña y agua de limón con chía. Sin embargo, este local desapareció debido a un fuerte incendio provocado por la pólvora que ahí se comerciaba. Todos los vendedores fueron trasladados al terreno donado por don Manuel Fernández Fiallo, lugar en donde la tradición continúa.

Esta actividad pasó como herencia de los abuelos a la madre y a la tía de Casilda, quienes a su vez enseñaron el oficio a la pequeña.  A la edad de 16 años Casilda consiguió que se le otorgara la licencia número 590 como expendedora de aguas frescas.

Casilda y los estudiantes

En el libro publicado en 1989 Casilda la Horchatera texto en el cual la propia Casilda narra sus vivencias, se encuentra un pasaje fundamental para los principios y la importancia de Aguas Casilda en Oaxaca:

“En una ocasión mi tía María y yo fuimos al Instituto, tomamos el tranvía y nos bajamos; en la puerta del Colegio. Cuando mi tía entro todos los muchachos le aplaudieron a María; la Horchatera; y me dijo: mira, todos estos jóvenes están estudiando aquí y por eso a veces no tienen dinero; nunca les niegues un vaso de agua cuando te lo vayan a pedir; te los entrego a todos; ni una vez llegues a querer a ninguno, porque la novia del estudiante nunca es la esposa del recibido, así es que quiérelos a todos”.

Desde aquel día Casilda llevó agua a los estudiantes del Instituto el día de la Samaritana, el cuarto viernes de cuaresma. Esta tradición y amor a su gente la llevo a ser conocida como “la Samaritana Oaxaqueña”.

Compromiso y lucha social

Doña Casilda fue participe de varios acontecimientos políticos en Oaxaca. Tal como fue el caso de los movimientos que presionaron la renuncia de dos gobernadores: Edmundo Sánchez Cano y Manuel Mayoral Heredia en 1947 y 1952.

También participó en el movimiento estudiantil de 1968 junto a estudiantes del Instituto de Ciencias y Artes del estado, hoy Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.  El PRI le propuso ser diputada, sin embargo ella rechazó la propuesta.

Chinas Oaxaqueñas de Casilda

Casilda creó en 1949 el grupo Chinas Oaxaqueñas de Casilda, un grupo de danza folclórica en el cual participan solamente mujeres. Actualmente sigue activo y es uno de los más esperados en la fiesta de la Guelaguetza. En él se promueve la danza, la cultura, el baile y el uso de la indumentaria tradicional oaxaqueña. Las Chinas Oaxaqueñas representan una gran tradición en las fiestas patronales de la ciudad de Oaxaca.

Hay aguas frescas para rato

Casilda Flores Morales murió el 29 de marzo de 1995. Sin embargo, Aguas Casilda con toda su trayectoria y tradición es un imperdible en la ciudad de Oaxaca. Fue visitado por el Rey Juan Carlos de España, por algunos presidentes de México, actores, cantantes y un sinfín de personalidades se han refrescado con estas deliciosas aguas.

Los sabores favoritos son el de ciruela, chilacayota y el tradicional de horchata de almendra con tuna. Así que en tu próxima visita a la ciudad de Oaxaca no dejes de dar un paseo gastronómico en el mercado 20 de Noviembre y refrescarte con un buen vaso de agua acompañado de mucha historia.