Diez años de la Feria Internacional del Libro de Azcapotzalco

Domingo 26 de mayo de 2019. Con la participación de 50 expositores y múltiples actividades, como presentaciones de libros, conferencias, conciertos y talleres infantiles y juveniles, arrancó este viernes la décima edición de la Feria Internacional del Libro de Azcapotzalco, en la que se rendirá un homenaje a Juan O’ Gorman, uno de los muralistas mexicanos más destacados, quien a sus 20 años realizó el mural titulado Paisaje de Azcapotzalco, que se ubica en la biblioteca Fray Bartolomé de las Casas.

En la ceremonia de inauguración, realizada en el Jardín Hidalgo de Azcapotzalco, el alcalde Vidal Llerenas Morales reconoció, entre otras instituciones, a la Brigada para Leer en Libertad, organizadora de la feria del libro desde hace 10 años, por acercar los libros a precios accesibles, así como el apoyo y alianza de la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, con la presentación de libros académicos.

Esta feria tiene la finalidad de llevar la lectura al norte de la ciudad, donde no siempre se tiene la actividad cultural tan intensa como en el centro o el sur, expresó el alcalde.

Es muy importante, destacó, fortalecer la oferta cultural en el norte de la ciudad, para en el futuro tener nuevas iniciativas que permita que mucha más gente asista.

La promotora cultural, Paloma Sáiz, quien encabeza la Brigada para Leer en Libertad, celebró las facilidades de la alcaldía para realizar la feria del libro desde hace una década, que este año se desarrrolla del 24 de mayo al 2 de junio. Poco a poco nos hemos ido ganando a los lectores, que aprecian encontrar libros a bajo precio, además de escuchar las ideas y debates de diversos escritores, académicos, periodistas y especialistas.

En la jornada inaugural, los escritores José Ovejero y Paco Ignacio Taibo II participaron en un conversatorio en el que recordaron las lecturas que los marcaron de niños; también se refirieron al quehacer del escritor, el valor de la escritura y la literatura policiaca, entre otros temas.

En el acto, el autor español, José Ovejero, Premio de Novela Alfaguara 2013, evocó su primera lectura, La isla del tesoro, cuyos protagonistas le provocaron emociones encontradas, ya que simpatizaba con los piratas, pero en otros momentos no, pues los reconocía como asesinos.

Esa historia marcó mi manera de escribir para dar complejidad a los personajes. En la literatura es muy útil que los lectores no sepan de qué lado están, y eso pasa mucho con mis personajes, que generan reacciones contradictorias.

Explicó que entiende a la literatura no como algo que se realiza cuando se está inspirado. Para escribir se requiere paciencia y de un carácter obsesivo, pero si uno no tiene ese carácter de pasar uno o dos años intentando sacar adelante una novela, lo más probable es que se deje en las primeras 30 páginas.

Que la Feria Internacional del Libro de Azcapotzalco llegue a su décima versión es motivo de júbilo y satisfacción para la Brigada para Leer en Libertad, no sólo porque es el encuentro editorial más longevo realizado por una alcaldía de la capital del país, sino porque fue en esa demarcación donde la brigada realizó su primera actividad pública, hace una década, explicó Marina Taibo, integrante de esa asociación.

Para nosotros, el Jardín Hidalgo de Azcapotzalco es un lugar muy querido, pues aquí realizamos nuestro primer acto, una charla pública, y pusimos una mesa para venta de libros, señaló la promotora cultural, quien celebra que la feria haya recuperado como sede el citado espacio público, después de haberse efectuado durante varios años en la explanada principal de esa alcaldía.

El programa cultural y artístico, como es habitual en los encuentros editoriales de la brigada, está diseñado para mezclar la literatura con las circunstancias políticas, sociales y económicas del país y del mundo.

Como ya es costumbre, la Brigada para Leer en Libertad repartirá de forma gratuita 8 mil ejemplares de cinco títulos entre los asistentes al encuentro.

Estos son: Su hogar es el mundo entero, Escritos y discursos de Rosa Luxemburgo y Clara Zetkin sobre la lucha femenina y otras cuestiones sociales; Lo que nos une, de Luiz Ruffato; Pesadilla de último minuto, de Aarón Álvarez, para el público infantil; El principio: los primeros cuatro meses, de Armando Bartra, y Nada más asombroso que la verdad,integrado por reportajes de Wolfe, Reed y Kapuscinsky, entre otros.

La Jornada