Siete vinos mexicanos para celebrar las fiestas patrias

Forbes.

Ciudad de México. Qué mejor manera de honrar el espíritu tenaz de nuestro país que poniendo en la copa vinos mexicanos que han sido distinguidos en los certámenes de espirituosos de mayor relevancia a escala global.

A continuación, la selección de siete etiquetas producidas en diferentes regiones del territorio nacional y de tipos diversos para brindar por México.

Medalla de Oro en Berlin Wine Trophy, Alemania, y de plata en Catavinum World Wine & Spirits Competition, España (ambas en 2017). De intensidad aromática alta de carácter frutal y con notas de pan horneado y caramelo en evolución. Fresco y elegante al gusto con acidez vivaz y efervescencia grata, remenbranzas cítricas y de frutos tropicales como piña y manzana verde.

Medalla de Oro en Syrah du Monde 2018 en Francia. En nariz evoca aromas de avellanas, trufa y cassis, también a tabaco y eucalipto. Estructura, potencia y equilibro que lo definen en boca con retrogusto de frutos negros maduros, canela, vainilla y chocolate semiamargo.

Medalla de Oro Bacchus 2018 en España. Vino de color rojo rubí muy intenso y profundo; nariz compleja, con aromas florales y de frutas rojas maduras como el cassis, y de café, tabaco, chocolate, especias y maderas finas. En paladar, de equilibrio sensorial, de cuerpo vigoroso y persistencia floral, frutal y tánica.

Medalla de Plata en Concours Mondial de Bruxelles 2017. Es un vino complejo, pero armonioso al olfato con esencias de fresa, zarzamora, grosella y frambuesa; ataque en boca intenso, de cuerpo medio-alto, con notas a canela, madera y tostados, y gustos leves a cajeta y pimienta.

Medalla de Oro en el Concours Mondial de Bruxelles 2018. Sobresalen las notas olfativas a frutos blancos, cítricos y tropicales, particularmente la pera y la manzana verde. En boca, acidez marcada e integrada, un cuerpo medio y final muy untuoso.

Medalla de Plata Bacchus 2018 en España. Es un vino de alta expresión aromática, que encanta en boca por sus aromas complejos minerales que se sustituyen, paulatinamente, por perfumes de durazno y ciruela. Su paso por boca resulta amigable debido a su sedosa textura que otorgó su ligera crianza sobre lías, acompañada por una acidez viva y un largo final.

Medalla de Bronze en la International Wine Competition 2017 en San Francisco, Estados Unidos. Es un vino sin maceración de los tanques de fermentación del malbec. Se pueden distinguir sabores a mandarina, granada y melón, y toques sutiles de moras, cerezas, fresas o arándanos.

Recordemos que en los últimos cinco años los vinos mexicanos han obtenido más de 1,500 medallas en competencias enológicas, que los convierten en la pareja perfecta de la gastronomía nacional reconocida como patrimonio intangible de la humanidad.

Algunas de estas etiquetas formarán parte del Festival del Vino Mexicano que iniciará el 17 de septiembre en el Salón Troje de la Hacienda de Los Morales, en la Ciudad de México, y durante el cual podrás adquirir botellas a precios especiales y disfrutar el vino de tu preferencia en el restaurante sin costo de descorche. La carta, que incluye 70 vinos de 23 bodegas y cinco regiones del país, tendrá vigencia hasta el 14 de octubre.

Las opciones están dadas: espumoso, tinto, blanco, rosado… y algunos de los tantos motivos por los cuales sentirnos afortunados de ser mexicanos.