Pacto migratorio para dreamers, sólo si hay muro: Trump

La Jornada.

Ciudad de México. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó ayer una iniciativa de legisladores republicanos moderados para un acuerdo migratorio sobre los llamados dreamers; declaró que sólo apoyará una legislación que incluya un muro fronterizo entre su país y México.

A menos que incluya un mu-ro, quiero decir un muro, un muro real, y a menos que incluya una seguridad fronteriza muy fuerte, no habrá aprobación de mi parte, dijo Trump a Fox News. Cualquier legislación también debería poner fin a un programa de lotería de visas y restringir las visas para familiares de inmigrantes legales, agregó.

Es momento de tener todo el paquete, dijo Trump en una entrevista con el programa Fox and Friends, grabado el miércoles y emitido el jueves.

Algunos republicanos centristas de la Cámara de Representantes están negociando un proyecto de ley para abordar el futuro de inmigrantes jóvenes conocidos como dreamers, quienes fueron llevados ilegalmente a Estados Unidos siendo niños.

Sin embargo, republicanos más conservadores dijeron que están más cerca de una medida con nuevos y duros controles sobre la inmigración legal e ilegal que podría obtener el apoyo de Trump. Pero es improbable que ese plan reciba el respaldo de los colegas más moderados o de los demócratas.

Hasta ahora el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, ha evitado la presión de ambas partes para abordar el polémico tema antes de las elecciones de noviembre, lo que podría crear dolores de cabeza para los republicanos mientras buscan mantener el control de la cámara baja y el Senado.

Ryan ha dicho que está trabajando con la Casa Blanca en un plan que Trump podría convertir en ley.

Republicanos moderados de la Cámara de Representantes quieren forzar una serie de votaciones sobre cuatro proyectos de ley migratoria separados, en desafío al liderazgo de su partido y esperando el apoyo de los demócratas para sacar adelante una maniobra inusual.

La medida bipartidista dejaría a los dreamers más cerca de obtener la ciudadanía e incluye seguridad fronteriza, pero no financiamiento para un muro.

El plan respaldado por republicanos conservadores, encabezados por el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Bob Goodlatte, ofrece protecciones temporales a los dreamers, pero no la ciudadanía, además de controles a la inmigración.

El programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA) protege a unos 700 mil adultos jóvenes, en su mayoría latinos, de la deportación y les da permisos de trabajo por periodos de dos años, después de los cuales deben volver a solicitarlos.