DDHPO abre expediente a Cereso de Santo Domingo Tehueantepec

Por Comunicado

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca investiga posibles violaciones a los derechos humanos de un interno del Centro de Reinserción Social (Cereso) de Santo Domingo Tehuantepec, pues el detenido, luego de no recibir atención en el servicio médico del reclusorio, tuvo que ser ingresado de emergencia en el Hospital General de Tehuantepec, donde falleció durante la madrugada.

El organismo defensor inició el expediente de queja DDHPO/03/RI/(21)/OAX/2016, dentro del cual indagará posibles violaciones a los derechos humanos del interno fallecido por parte de personal de la Secretaría de Seguridad Pública del estado (SSP). Además, la Defensoría requirió la colaboración de la Secretaría de Salud estatal (SSO) para que informe sobre el conocimiento que tenga respecto a este caso.

Ante el organismo acudieron familiares de E. E. G., quien estaba interno en el Cereso de Santo Domingo Tehuantepec, para denunciar que las autoridades penitenciarias no le brindaron atención médica oportuna, pese a que con anticipación pidió el servicio.

Los quejosos explicaron a la Defensoría que E. E. G. acudió el 16 de enero de este año a consulta, con la doctora adscrita al Cereso, porque tenía un fuerte dolor en sus piernas; sin embargo, la médico no lo revisó ni recetó ningún tratamiento, únicamente le indicó que hiciera ejercicio para que se le quitará el dolor y le ordenó regresar a su celda.

Los hijos del difunto detallaron que el 17 de enero último recibieron una llamada de algunos internos donde les informaban que el paciente había sido trasladado al Hospital General de Santo Domingo Tehuantepec, pues a las 2:30 de la madrugada lo habían encontrado inconsciente en el piso del baño de la celda.

Por ello, los familiares de E. E. G. acudieron al hospital, donde les informaron que el interno había ingresado a las cinco de la mañana con diagnóstico de derrame cerebral terminal, por lo que podría fallecer en cualquier momento debido a la gravedad de su estado de salud.

Asimismo, los familiares reclamaron ante la Defensoría que el personal del Cereso no actuó en forma oportuna para que su padre recibiera atención médica, pese a que existía un antecedente de consideración, pues en febrero de 2015 E. E. G. sufrió una parálisis facial, por lo que tuvo que ser internado en la ciudad de Oaxaca a causa de su condición.

Los agraviados expusieron que, cuando acudieron a recolectar las pertenencias de su progenitor, se percataron que las habían revisado, por estar todas en desorden. En consecuencia, pidieron la intervención del organismo autónomo para que investigue posibles violaciones a los derechos humanos de E. E. G., y agregaron que hay otros internos en el Cereso de Tehuantepec a quienes tampoco les han dado atención médica.