Busca PGR nexos de ‘autodefensas’ y armas del ‘narco’

El diputado capitalino Eduardo Santillán, del Partido de la Revolución Democrática, informó ayer, 30 de enero, que la iniciativa de ley que prepara su bancada, relacionada con la flexibilización de las prohibiciones al consumo de mariguana, no pretende ampliar las dosis legales de portación, legalizar su uso recreativo, su autoproducción individual, o la apertura de “coffe shops” o dispensarios de cannabis en la Ciudad de México.

Luego de que sus compañeros de bancada Fernando Belauzarán y Vidal Llerenas difundieran, ayer mismo, que la propuesta que impulsan busca ampliar de 5 a 35 gramos la cantidad de mariguana que un consumidor puede portar consigo, sin que se le considere traficante, Eduardo Santillán –integrante de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal– debió rendir una conferencia de prensa para aclarar que la ALDF “tiene facultades muy acotadas en el tema de regulación de drogas”, por lo que la iniciativa que prepara el PRD en materia de mariguana, destacó, se centrará únicamente en “el uso científico, la investigación sobre aplicaciones terapéuticas y, sobre todo, en la no criminalización de los consumidores”.

Las limitaciones de la Asamblea Legislativa en materia de drogas, ejemplificó, impiden que este órgano capitalino regule el uso de mariguana con fines recreativos, por lo que esta posibilidad “prácticamente está descartada” y, en caso de que eventualmente se apruebe su aprovechamiento médico, éste no será “pretexto para un uso recreativo”, subrayó.

Asimismo, aclaró que la ALDF tampoco puede modificar la Ley General de Salud para elevar el volumen de mariguana que un consumidor puede portar consigo, sin que se le considere traficante de drogas, ya que esta atribución es exclusiva del Congreso de la Unión, por lo cual, reconoció, por encima de los 5 gramos permitidos “se mantendrá el delito de narcomenudeo”.

Por el contrario, añadió, la iniciativa que finalmente presente el PRD para su debate legislativo, además de centrarse en su aprovechamiento científico y médico, buscará regular el consumo de otras sustancias que, en la actualidad, no están contempladas en el marco legal como drogas, específicamente los solventes inhalables.

El consumo de inhalables, afirmó, no está sancionado por la ley, debido a que no son considerados droga, aún cuando “12 de cada 100 estudiantes de secundaria en la Ciudad de México han consumido solventes, han consumido una mona“, mientras que otra cantidad igual de adolescentes capitalinos ha fumado mariguana alguna vez.