TEMPLO MAYOR: ¿Alguien quiere pensar en México?

0
89

SI USTED cree que ha tenido una semana muy pesada, recuerde que Marcelo Ebrard tuvo que presentar ayer en la ONU la propuesta de AMLO dizque para la paz entre Rusia y Ucrania.

Y LO QUE sea de cada quien, se nota cuando hay un adulto al volante, pues el canciller de manera muy discreta planteó una versión muuuy distinta a la que originalmente presumió el presidente de México. Al menos en lo que leyó Ebrard, se escuchó una propuesta mesurada, descafeinada de posturas pro Rusia y deslactosada de puyas contra Ucrania.

DE ENTRADA, por ejemplo, se dijo que se trata sólo de abrir espacios de negociación y de apoyar los esfuerzos que ya realiza António Guterres, secretario general de la ONU, organismo al que por supuesto no se descalificó. También se dejó como mera sugerencia la participación del Papa y del primer ministro de la India.

Y DE la tregua que planteaba AMLO para ejercicios militares, Ebrard se saltó esa parte, para no morderse la lengua con la creciente militarización mexicana.

SERÍA muy bonita coincidencia, si no fuera porque en la política no hay coincidencias. Resulta que la priista Yolanda de la Torre pidió licencia como diputada federal para retomar su cargo como magistrada en Durango, pero con el ascenso a presidenta del Poder Judicial estatal.

SE TRATA de la legisladora que le salvó el pellejo a Alejandro “Alito” Moreno al presentar su sorpresiva y tan creativa iniciativa para alargar la presencia de las Fuerzas Armadas en labores de seguridad pública. Formalizar la militarización, para decirlo rápido.

LA DURANGUENSE ha insistido que fue idea suya y que nadie se la pidió, pero casualmente, de las veintitantas iniciativas que presentó en San Lázaro, esta fue la única que no terminó en la congeladora. Así que nadie piense que su nuevo cargo es un premio por cumplir el capricho del Presidente y, sobre todo, por haber dinamitado la alianza opositora del PRI con el PAN y el PRD.

ES CURIOSO: a Andrés Manuel López Obrador le molestó más que el texano Greg Abbott calificara como “terroristas” a los cárteles mexicanos, que el propio hecho de que los narcotraficantes anden sembrando el terror en México. En fin, cosas de la politiquería.

A UNA SEMANA de que Teresa Jiménez tome posesión como gobernadora de Aguascalientes, más de uno se pregunta si a la ceremonia será invitado el saliente Martín Orozco. Y es que, con todo y que ambos son panistas, el actual mandatario hizo todo lo posible porque ella perdiera y entregarle el estado a Morena.

TAN ES ASÍ que en aquel estado existe la duda de cuál será el futuro de Orozco. Pero ya sea que se integre a la 4T o que se mantenga en el PAN, es seguro que seguirá con su guerra contra Marko Cortés y Tere Jiménez. Por lo pronto allá lo llaman “el Tibio Orozco”, porque es de Aguascalientes… pero tiene frío de que lo metan a la cárcel. ¡Qué maloras!