Artesanos de Oaxaca crean réplicas exactas de sarapes “ajedrezados” únicos

El Universal

Un sarape “ajedrezado” que data de 1850, pero cuyo origen permanece en misterio, llegó a manos de un coleccionista el siglo pasado y ahora es parte del acervo del Museo Textil de Oaxaca. Tampoco se tiene más información sobre esta creación.

Con el tiempo, la pieza se ha deteriorado y exhibirla es exponerla a un daño mayor; sin embargo, el artesano Ramón Gutiérrez, de Teotitlán del Valle, y su esposa Rosario crearon una réplica exacta.

El mismo misterio ocurre con un sarape mexicano del siglo 19, probablemente elaborado en Oaxaca, que se encuentra en el extranjero y al que únicamente se pudo tener acceso a través de fotografías. Su réplica estuvo a cargo del maestro tejedor Horacio Mendoza y de la maestra tintorera Fermina Ruiz, ambos de Teotitlán.

El rescate de ambas piezas excepcionales fue posible gracias al programa de apoyo al arte popular que lanzó la Fundación Alfredo Harp Helú (FAHHO) en 2020, con el fin de contribuir a la economía de los tejedores del estado y del país durante la crisis causada por la pandemia de Covid-19.

Lee también: Plagian de nuevo patrones bordados de blusa de Tlahuitoltepec Mixe, Oaxaca, ahora marca de EU

“Son réplicas, pero a modo de que las comunidades que lo tejen y lo construyen en Oaxaca puedan tener un acceso. A veces no podemos ir a ciertos lugares del mundo o tener acceso a sus colecciones y qué mejor [que] a través del museo y de las propias personas que lo hacen, podemos consultarlo, apreciarlo y sobre todo en el Museo que está abierto a consulta para todas las comunidades textiles que así lo requieran”, detalla Salvador Maldonado, responsable del área de Comunicación Museo Textil de Oaxaca.

El primero de ellos, el original sarape “ajedrezado”, llegó al Museo Textil de Oaxaca entre una de las colecciones que abrieron las exposiciones en el año 2008. Para ello, realizó diversas visitas a lo largo del año pasado, para observarlo, estudiarlo detenidamente, contar la cantidad de hilos por las cuales se encontraban las tramas, las urdimbres, los diseños, los colores.

A simple vista parece algo sencillo, pero al estudiar minuciosamente el tejido es posible darse cuenta de su complejidad.

“Bien lo definía el maestro al final de su trabajo cuando vino a entregarlo y vino a contarnos de viva voz el proceso tan complicado que tuvo que ser. En primera, poder igual de cierta forma la misma cantidad de hilos que tiene el original, en segunda encontrar los tintes naturales porque ninguno es sintético, con la cual fue teñida la lana. Entonces en colaboración con su esposa la maestra Rosario se dieron a la tarea tanto de teñir la lana como de tejerlo”, recuerda Salvador Maldonado.

La segunda pieza destaca por un círculo al que le sobresalen flores de lis. Este sarape es parte de un museo extranjero y también se desconocen detalles de su origen. Su reproducción fue aún más compleja, porque sólo pudieron estudiarlo a través de fotos.

Lee también: Usándola como tinte, artista textil da nueva vida al cempasúchil; busca donaciones de esta flor

Su reproducción a cargo de los artistas Horacio Mendoza y Fermina Ruiz fue aún más compleja, porque sólo pudieron estudiarlo a través de fotografías y algunos detalles técnicos como la cantidad de hilo utilizado para las tramas y las urdimbres.

Pero además, también estuvo marcado por el Covid-19. El artista Horacio Mendoza se contagió y puso en riesgo su vida.