San José Tenango, el municipio más marginado de la Región de la Cañada

Un solo municipio en la región de la Cañada es en el que se registran los mayores índices de rezago y marginación social, también es de los más poblados de la región con un total de 18 mil 478 habitantes, en contraste con su riqueza natural porque de este lugar se extraen maderas preciosas como la caoba y el cedro. Su nombre San José Tenango.

Estos datos se exponen en la Carpeta Regional de la Cañada, publicada por el Centro de Información y Estadística Documental para el Desarrollo (CIEDD), y de Estadísticas del Instituto Nacional de Geografía, Estadística (INEGI), resultantes del Censo Nacional de Población y Vivienda, 2010.

San José Tenango significa En el Muro o La muralla, lo cual hace sentido por su accidentada orografía, en la que los cerros lo rodean y un suelo del tipo cambizoldístrico, lo condena a una escasa acumulación de materiales nutrientes y a una alta susceptibilidad a la erosión, con lo cual sus labores agrícolas se ven en extremo limitadas.

Este municipio encabeza la lista de los 33 municipios de la región con un índice de marginación marcado por el INEGI como muy alto. Con un porcentaje del 3.79 % el cual contrasta notoriamente con el 0.66 de Teotitlán de Flores Magón, el municipio más próspero de La Cañada.

La paradoja radica cuando se toma en cuenta que el INEGI también registra a San José Tenango como uno de los municipios más poblados de la región con un total de 18,478 habitantes, quienes cuentan con recursos naturales gracias a la condición de serranía del lugar, ya que pueden obtener maderas preciosas como el cedro y la caoba.

Sin embargo la explotación de las maderas ha sido excesiva y sus beneficios económicos no han redundando en el grueso de la población del municipio. Esta falta de paridad económica y social ha llevado a sus habitantes a enfrentar la migración a los Estados Unidos y a sobrevivir con el consumo de plantas silvestres como la hierba santa, el epazote, el camote de malangar, las guías de chayote, y la flor de frijol, solo por mencionar algunas.

El rezago absoluto de este municipio contrasta con el discurso oficial, siempre rebosante de supuestas planeaciones para combatir la pobreza y la marginación, o de cruzadas contra el hambre, que nunca llegan muy lejos. San José Tenango sigue esperando a que su calidad de municipio con el mayor rango de rezago y marginación social, llegue a llamar la atención de algún funcionario estatal, cuyo interés de servicio vaya más allá de la foto oficial.