Procesión del Silencio, luto y solemnidad por la muerte de Jesús

Aún con el azul brillante del cielo de Oaxaca inició esta tarde de viernes santo la Procesión del Silencio, una de las actividades más emblemáticas que se lleva a cabo en la ciudad de Oaxaca de Juárez en el marco de la Semana Santa.

De la parroquia de la Preciosa Sangre de Cristo, ubicada en el corredor turístico de la calle Macedonio Alcalá, en el Centro Histórico, una a una fueron salen las imágenes religiosas de los demás templos y parroquias, adornadas bellamente con flores.

Durante este recorrido tradicional se expresa el pésame a la Virgen María por la muerte de Jesús, el sonido de la chirimía y el tambor anuncian el inicio de este recorrido y el paso de las imágenes.

Primero desfila una cruz y los críales; le siguen los estandartes bordados en plata o en oro, portando relicarios de valiosa antigüedad que los convierte en piezas de museo.

Una comisión de mujeres, conocidas como las damas de la Tercera Orden de Santo Domingo, acompañan al Señor de la Columna, imagen religiosa que data del siglo XVII y que se venera en el templo de la Preciosa Sangre de Cristo.

Con vela en mano, las personas se unen a la procesión para recrear unos de los pasajes bíblicos más representativos de la fe católica.

En la procesión también participan hombres con los pies descalzos, encapuchados y cubiertos tan solo con un taparrabo, que cargan una cruz de madera muy grande y pesada; les sigue la Cofradía de las Siervitas, damas de la Virgen de Dolores pertenecientes al templo del Patrocinio, que en riguroso luto acompañan a la Virgen, quien es cargada por otros penitentes también encapuchados.

La Procesión del Silencio termina con la aparición de veinte enormes lanzas, adornadas cada una de ellas con la corona de las espinas, los tres clavos, la sábana santa, entre otros artículos, los cuales porta otra Cofradía que escolta la hermosa escultura de la Preciosa Sangre de Cristo que se venera en el templo del mismo nombre.

En Semana Santa la Procesión del Silencio en Oaxaca, cumple 28 años de llenar de solemnidad y fe las calles emblemáticas del Centro Histórico. Hombres y mujeres caminan envueltos en un silencio sepulcral, mostrando respeto y pesar ante la pasión y muerte de Jesucristo.